¿Caminar o Correr?

 

walking-vs-running

Es un tema cada vez más recurrente el tener que escoger entre caminar y correr.

¿Qué es lo mejor para tu salud?

Hay infinidad de artículos e incluso recomendaciones médicas acerca de lo mucho que una caminata diaria ayuda a mejorar tu salud en general. Siendo esto correcto, ya que hay estudios que lo demuestran, también es muy cierto que a cuando nos referimos a métodos efectivos para perder peso el ganador es indudablemente el correr (o trotar) a una buena intensidad. Al correr Ud. quema 2.5 veces más calorías que caminar. En números más fríos: una hora de caminata podría ayudarle a quemar cerca de 300 calorías. Una hora de correr, más de 800. Y los beneficios al correr son igual de relevantes que cuando camina.

Para responder a la pregunta, lo ideal es adaptarse a la situación en la que empezamos a hacer actividad física.  Si una persona tiene sobrepeso u obesidad, probablemente correr o incluso trotar intensamente sea una mala idea. El hecho de estar en una situación física más ‘vulnerable’ puede acarrear desmotivación inicial o incluso lesiones que de plano interrumpirían el proceso de cambio. De hecho hay personas que literalmente no han corrido o saltado durante muchísimos años, lo cual es una de las terribles consecuencias del sedentarismo.

Para evitar esto, siempre recomiendo lo siguiente:

Empezar caminando a la mayor intensidad que pueda y por un tiempo no menor de 20-25 minutos. Puede hacerlo pasando un día, al menos por 2-3 semanas. Luego incrementar 5 minutos por cada 2 semanas hasta llegar a  40-45 minutos. Es decir que en un poco más de 2 meses Ud podrá caminar intensamente al menos 40 minutos 3-4 veces a la semana. Lo más probable es que ya esté intercalando trote con la caminata ya que su propio cuerpo lo pedirá. Luego de ese período de adaptación podrá empezar a correr por períodos cortos (2-3 minutos) intercalando con trote (1-2 minutos) y un poco de caminata al empezar y terminar. Esta combinación es posiblemente la mejor idea. Espere quemar al menos unas 600 calorías, lo cual es bastante bueno. Adicional a esto, es importante incluir ejercicios básicos de fuerza al menos 2 veces a la semana. De 30 a 45 minutos por sesión es lo ideal.

Habiendo dicho esto, y como hemos insistido en otros posts, poco se logrará si no hace esto a la vez que mejora su alimentación e hidratación.

Si lo hace de manera planificada y progresiva, lo cual requiere paciencia (una de las claves para tener éxito), verá excelentes resultados en pocos meses y su salud dará un gran salto de calidad.

Una buena nutrición con suficiente actividad física es la fórmula. Lo mejor de todo es que no es secreta.