Cómo evitar la Diabetes tipo 2, en 3 pasos.

Diabetes

¿Recuerdan la pregunta sin contestar en nuestro post anterior?:

… ¿Pudiéramos decir entonces que el tener sobrepeso u obesidad es casi una ‘garantía’ de padecer Diabetes tipo 2 en el futuro?…

La respuesta es:

SÍ.

Si tienes sobrepeso u obesidad, las probabilidades de padecer Diabetes tipo 2 son cerca del 90%… casi una ‘garantía’.

Como ya aprendimos de las terribles consecuencias de la Diabetes 2 así como el peligro latente de tener PREDIABETES, enfoquémonos ahora en QUÉ HACER para evitarlo:

PASO 1: Hazte un chequeo (y no con la Dra. Juguete…)

Al hacerte un análisis de sangre completo (en ayunas), hay 2 grupos de valores o marcadores que debes identificar: el hemograma o análisis de las células (glóbulos blancos y rojos, hemoglobina, plaquetas, etc.) y el análisis bioquímico (grasas, glucosa, creatinina, acido úrico, etc.)

El valor normal de glucosa en la sangre debería ser entre 70 y 100 mg/dl.

Si estamos dentro de esos valores estamos inicialmente bien pero seguidamente debemos ver nuestro valores de lípidos (grasas) en la sangre para notar si estamos bien en esa área (hablaremos de ese análisis más adelante).

Pero en caso de tener un valor entre 100 y 125 mg/dl probablemente significa que hay hiperglicemia, problemas de resistencia a la insulina en tu organismo y por ende una prediabetes o intolerancia a la glucosa, condiciones que eventualmente se transformarán en Diabetes tipo 2 , así que empieza a leer el Paso 2 y el Paso 3.

Si tienes valores consistentes sobre 126 mg/dl, es hiperglicemia crónica y entonces ya padeces la enfermedad y debes empezar un tratamiento de control con tu medico endocrinólogo, el mismo que va a incluir medicación y muy probablemente el suministro de insulina para nivelar los niveles de azúcar en la sangre. Evidentemente, los pasos 2 y 3 también serán necesarios.

Por último, si el valor es menor a 70 mg/dl entonces hay un problema de hipoglucemia (muy bajo nivel de azúcar en la sangre), el cual puede estar relacionado a diversas razones (ayuno prolongado, problemas hormonales, etc), a más de ser posible en una persona que ya esté en tratamiento farmacológico para la diabetes. Una vez más, el especialista endocrinólogo debe hacerse cargo.

También es importante notar que en caso que tengas una fuerte infección latente o presente en el momento del análisis, los niveles de azúcar pueden aparecer elevados sin que esto signifique que haya prediabetes, pero aún así debes hacerte otro análisis una vez hayas superado esa infección para salir de dudas.

El otro gran detalle es notar si tus valores de grasas en sangre están elevados: colesterol total, colesterol LDL, triglicéridos… si es así, los riesgos de tener resistencia a la insulina (y por ende diabetes) son mucho mayores y debes seguir también el paso 2 y paso 3.

Nota: Sobre la broma de la Dra. Juguete… tengo un hijo de 4 años, y no lo pude evitar. Lo siento… profundamente 🙂

PASO 2: Que el alimento sea tu medicina… (la frase la dijo Hipócrates –el padre de la medicina-… no Yo)

A estas alturas ya debería estar claro que es una necesidad el que pierdas peso (en la forma de grasa corporal).

Una de las claves para empezar a mejorar esta condición prediabética es la de reducir las descargas exageradas de insulina en nuestro organismo, a fin de evitar el desgaste del páncreas, la sobre-estimulación a las células y su resistencia a la insulina, y en caso que esta última ya estuviera presente, combatirla con la alimentación adecuada.

Para tal efecto debemos evitar consumir productos procesados con azúcares, sal y grasas : bollería (pan) blanca, cereales azucarados (el 90% de los cereales que encuentras en el supermercado), galletas comerciales (cualquier tipo), bebidas gaseosas, dulces, postres y jugos azucarados (con cualquier azúcar: sea blanca, morena, panela o miel… igual sigue siendo azúcar). A más de comidas de la calle, excesivamente condimentadas, con exceso de sal y grasas.

Debes preferir carbohidratos complejos como los cereales enteros y tubérculos y carbohidratos simples ‘naturales’ como los vegetales y las frutas (que te proporcionarán FIBRA ) así como proteínas magras (con mínimo de grasas saturadas) o con alto contenido de omega 3, otras grasas saludables y suficiente agua.

Cereales enteros: Arroz integral, pasta integral, pan integral (en menor medida), avena entera (no la instantánea y los cartoncitos de avena bebible no cuentan…), quinua, amaranto.

Todas las Verduras (pero no sólo las verdes sino de todos los colores…).

Legumbres (Lentejas, fréjoles, habas, alverjitas)

Frutas (todas las frutas, enteras pero en porciones adecuadas para cada comida)

El consumo adecuado de FIBRA (tanto soluble como insoluble) es sólo posible si consumimos estos alimentos. A más de ayudar que se dé una descarga adecuada y lenta de insulina en el organismo y reducir el colesterol LDL o ‘malo’, la fibra es altamente beneficiosa para la digestión.

Proteínas: Pollo, cortes magros de res y cerdo, pavo, pescados blancos, atún, sardina (los 3 últimos ricos en omega 3). Siempre en las porciones adecuadas (esto depende de cada caso).

Grasas saludables: Aceite de Oliva, aguacate, nueces, almendras.

El consumo adecuado de Agua debe estar entre 3 y 4 litros al día, dependiendo del tamaño de la persona y su actividad física, lo que nos lleva al Paso 3.

PASO 3: Empieza a moverte (en serio, muévete)

La actividad física es sumamente importante en las personas con prediabetes. Bueno, para todas las personas.

Entre otras cosas:

  • Reduce el azúcar en la sangre.
  • Mejora la sensibilidad a la insulina.
  • Reduce la grasa corporal.
  • Mejora la función cardiovascular.
  • Reduce el estrés.

Y pudiera seguir…

Lo ideal para empezar es involucrarte en la práctica regular de una actividad deportiva (2-3 veces a la semana), y hacer caminatas intensas de 45-60 minutos (3-4 veces a la semana). Una vez que te sientas con más energía y menos peso, puedes agregar una rutina de resistencia con ejercicios corporales o con pesos acorde a tus capacidades físicas. No intentes hacer ejercicio todos los días al inicio, con 3-4 veces a la semana es suficiente. Luego de varias semanas podrás incrementar 1 o 2 días más para mayor beneficio, estarás listo/a para hacerlo.

Entonces, si realmente quieres un presente libre de Prediabetes y un futuro libre de Diabetes tipo 2, con todas las complicaciones y enfermedades asociadas que ésta puede causar, es mi recomendación URGENTE que sigas los 3 pasos detallados arriba.

Tu salud no es un juego, pero en eso se va a convertir si dejas que esta condición progrese en tu vida.

Espero lo tomes en cuenta.

HOY.

Un abrazo y hasta la próxima.

2 comentarios en “Cómo evitar la Diabetes tipo 2, en 3 pasos.

  1. Hola Mafer, realmente no debería ser así. Si te refieres a personas con obesidad mórbida que han desarrollado Diabetes, es bastante común que se indique cirugía, aún así, no hay garantía 100% que se elimine la enfermedad. Lo ideal es agotar todos los recursos relacionados al cambio de alimentación y aumento de actividad física.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s