Dile ADIÓS a los ATRACONES (3 maneras para evitar comer emocionalmente)

 

pic blog binge 2

En nuestro primer artículo sobre este tema aprendimos como reconocer si comes emocionalmente y además el primer paso para evitarlo: llevar un pequeño registro de justamente, tus emociones antes de comer.

Si bien esto ya debería ayudarte a estar mucho más consciente de QUÉ comes y POR QUÉ, nunca está de más tener otras estrategias ‘a la mano’ a fin de superar este problema.

Aquí van 3 de ellas:

1) No es lo qué comemos sino qué nos está comiendo

Es común utilizar la comida para llenar muchos de los vacíos emocionales que se presentan en nuestras vidas.

Las circunstancias son diversas: ¿Eres infeliz en tu relación sentimental? o ¿No tienes pareja?, ¿No te sientes realizado/a en tu carrera? o ¿Estás sin trabajo?, ¿Problemas familiares?, en fin…el hecho de sentir que falta algo o alguien en nuestras vidas, desde tener más dinero hasta una pareja estable, es el origen perfecto para desarrollar diversos tipos de adicciones, incluida la adicción a la comida.

Debemos ser valientes y afrontar lo que sentimos.

Busquemos soluciones positivas para manejar nuestro estrés, tristeza o soledad.

No dejemos que esos sentimientos nos consuman. No nos escapemos en la comida.

Estas son algunas opciones que pueden llenar tus vacíos o ‘hambre emocional’:

Si te sientes preocupado/a: Sale a caminar a un parque o por tu casa, dile a un familiar o amigo que te acompañe. Conversa de tu problema, no te guardes las cosas.

Si te sientes triste o solo/a: Busca una película o serie que te haga reír. Llama a gente que sabes que te estima y conversa con ellos. De seguro te harán sentir mejor.

Si te sientes aburrido/a o sin mucho que hacer: Por que no aprovechar para organizar tus cosas? O hacer ese álbum de fotos que tiene esperando tanto? O hacer una manualidad? Que tal limpiar un poco y así estar en un ambiente más agradable? Y todo esto lo puedes hacer escuchando tu música favorita!

Si te sientes muy agotado/a: Toma un baño relajante y por favor… DUERME!

2) Ojos que no ven…

Una de las particularidades del comer emocional es que siempre nuestros ‘deseos’ son hacia productos dulces, grasos o salados pero así también está comprobado que las sensaciones de placer que sentimos al comerlos son efímeras e incluso generan aún mas irritabilidad y depresión en las personas que los consumen, lo que curiosamente hace que vuelvan a buscar el mismo tipo de comida para calmar su estrés. Un círculo vicioso de depresión-comer emocional-depresión.

Lo que nos lleva a otro hecho: Si lo tienes en casa, te lo vas a comer.

Me refiero a lo que ‘normalmente’ consideramos ‘snacks’: pan, cakes, papitas, galletas, dulces, jugos, etc. (la lista de enfundados y embotellados puede continuar…).

No debemos ponernos en una posición de ‘resistencia’ teniendo productos de esa clase en nuestras cocinas, pensando que tendremos la suficiente ‘fuerza de voluntad’ para no comerlos. No tiene sentido y así no funciona. Mucho menos al principio de un proceso de pérdida de peso. No significa que nunca los vayas a comer, significa que cuando lo hagas va a ser ocasional, no una cosa de todos los días.

Es simple, no compres este tipo de productos para tu casa. Si no los ves, no los comes.

3) Espera un poco…un poquito más…

Hay clientes que al conversarme sobre su hambre emocional, hacen hincapié en lo difícil que es dejar de comer en una situación de estrés, tildándolo de casi imposible, dando por perdida la batalla antes de comenzarla…

Pues te pido que te des la oportunidad de demostrarte a ti mismo que SÍ PUEDES, siempre y cuando QUIERAS HACERLO.

Una excelente y sencilla táctica es esperar 5 minutos antes de comer emocionalmente y en ese tiempo analizar por qué quieres hacerlo y pensar en las estrategias que has aprendido en nuestros artículos.

Si no puedes 5 minutos, que sean 2 para empezar y así irás avanzando.

Si finalmente decides comer luego de pensarlo, no te preocupes ni estreses más, no es el fin del mundo. Por lo menos comprenderás mejor por qué lo has hecho y eso te dará fuerzas y entendimiento para no hacerlo la próxima vez.

Pero hay muy buenas probabilidades de que decidas no hacerlo tan sólo con un poco de tiempo de espera.

Entonces no dejes de creer que se puede.

Perder peso es una cuestión de ACTITUD y aprendizaje permanente así que equivocarse está permitido.

Rendirse… NO.

Listos para empezar?

 

2 comentarios en “Dile ADIÓS a los ATRACONES (3 maneras para evitar comer emocionalmente)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s